Son grandes, de forma tubular; la corola es por lo común rosada o morada en esta especie, aunque excepcionalmente se presenta blanca, y supera los 4 cm de largo.

nombre Científico: Handroanthus impetiginosus

Tipo: La madera es de un agradable color amarillento, apenas veteada, y muy dura y pesada

Uso: Muebles, tratamientos medicinales, infusiones

Características

Características

Es un árbol de buen porte, pudiendo alcanzar los 8 dm de diámetro en el tronco y los 30 m de altura, de los cuales 10 corresponden aproximadamente al fuste. La copa es semiglobosa, con el follaje concentrado en su parte más alta. Es caducifolio.

Las hojas se presentan opuestas y pecioladas. Muestran por lo general 5 folíolos, ligeramente aserrados, aunque a veces llegan a 7; éstos son elípticos y lanceolados, de 5 a 6 cm × 4 a 9 cm con el margen entero en la mitad inferior y levemente dentado en la superior. En el vértice de la nervadura media con las secundarias muestran un mechón de pelos.

Las flores aparecen en el hemisferio sur entre julio y septiembre, antes del rebrote. En el hemisferio norte, desde México hasta Colombia la flor brota entre los meses de enero y febrero.

Madera

La Madera

  • Troncos: longitud a 8 m, diámetro promedio: 50 cm.
  • Densidad: avellanedae - ipe
  • Radial de retracción: 4 - 4,5%.
  • Contracción tangencial: 5,5 - 7,2%.
  • Contracción en volumen: 10,6-10,8%.
  • Relación de contracción (T / R): .342- 15.386 N / mm2
  • Resistencia a la flexión: 138 - 127 N / mm2
  • Resistencia a la compresión (paralelo): 75 - 90 N / mm2
  • Dureza (Janka): 9.614 - 8.428 N / cm2
  • Durabilidad (hongos, insectos): muy duradero.
  • Valor contenido de humedad del 15%, fuente: IFONA.

La corteza, de color castaño grisáceo, es dura y difícil de desprender; la medicina popular la emplea para las afecciones renales o vesicales. La madera es de un agradable color amarillento, apenas veteada, y muy dura y pesada (0,935 kg/dm³); por su contenido en taninos es muy resistente a la intemperie. 

Usos

Usos

Se emplea relativamente poco en mueblería, debido a la dificultad de su trabajo, se aprecia para piezas de exterior por su dureza e impermeabilidad.4​

Uno de los compuestos fitoquímicos producidos por esta especie más estudiados ha sido el lapachol, un producto natural fenólico aislado de la corteza de varias especies de Hadroanthu.  Se probó como un posible tratamiento para algunos tipos de cáncer, pero luego ha caído en desuso debido a sus efectos secundarios tóxicos.